Loading Theme Customizer. Please wait...

¿Por qué razón? En la época medieval, la economía estaba basada sobre bienes tangibles, si un reino quería expandir sus riquezas, debía robar a otro y acrecentar su economía en valores de oro y plata, comúnmente vistos en tesoros y joyería. Sin embargo, esto provocaba un crecimiento económico. Ya que si un reino se enriquecía, otro empobrecía o caía. 

 

Fue hasta el siglo XVIII, que se creó el crédito. La palabra crédito, proviene del latín credititus (sustantivación del verbo credere: creer), que significa "cosa confiada". Así "crédito" en su origen, significa confiar o tener confianza. El crédito fue la puerta para incrementar la riqueza, la economía, y esta surgió por la idea y necesidad de progreso que tenía la sociedad. 

 

Ahora bien, el crédito es confianza sobre un valor que no es completamente tangible. Desde el año 1971 el patrón oro llegó a su fin en el mundo, lo que provocó que el dinero dejara de tener un valor de respaldo como el oro u otros metales preciosos, y que aún así fuera un medio de pago legalmente aceptado, sin un valor intrínseco. Esto es lo que conocemos como dinero fíat.

 

 ¿Y cómo funciona el crédito con un dinero que no tiene valor tangible? Pues bien, el crédito puede ser definido como «el cambio de una riqueza presente por una riqueza futura». De esta manera podemos emplear el siguiente ejemplo: si un molinero vende 100 sacos de trigo a un panadero, a 90 días plazo, significa que confía en que llegada la fecha de dicho plazo le será cancelada la deuda. En este caso se dice que la deuda ha sido «a crédito, a plazo». Esto lo hacen los bancos, que prestan dinero esperando que con el crédito otorgado se haga una inversión rentable que le permita a la persona que pidió el crédito, pagar los intereses correspondientes, las cuotas, y así ampliar la ganancia del Banco, –mientras éste crece su inversión–.

 

Pues bien, como lo afirma la directora ejecutiva del documental de la BBC; Positive Money, Fran Boait, el dinero se genera cuando los bancos dan préstamos. Y afirma que el nuevo dinero aparece de golpe, "como por arte de magia". Funciona así: imagine que quiere comprar un auto, pero no le alcanza el dinero. Entonces va al banco y pide un préstamo. Si el banco accede a su pedido, un empleado escribe unos números en su computadora y repentinamente aparece el dinero en su cuenta.

 

Es importante entender cómo funciona el dinero para los bancos, pues la vieja creencia de que el dinero lo tienen guardado en bóvedas no es totalmente cierta. La verdad es que el dinero, como se explicaba anteriormente, está almacenado en computadoras. El ex economista en jefe y vicegobernador de política monetaria del Banco de Inglaterra (el banco central de Reino Unido),  Sir Charles Bean, señaló a la BBC que en realidad la mayor parte del dinero hoy es electrónico. De hecho, afirmó que antes de la crisis económica de 2008, la proporción de dinero virtual sobre dinero físico era 25 a 1. En pocas palabras, por cada Libra Esterlina física que almacenaba el banco, existían 25 virtuales circulando.

 

Así es como los bancos alrededor del mundo emiten millones y millones de dólares, euros y yenes, esperando dar créditos a bajos intereses. Esperando que científicos e ingenieros creen industrias revolucionarias que sean muy rentables a largo plazo, y respalden estos préstamos y sus intereses. Así lo afirma Yuval Noah Harari, en su libro Sapiens, de animales a dioses

 

Podemos tomar un ejemplo de la historia para ratificar la importancia del crédito. Cristóbal Colón, el navegante español que en busca de una ruta alterna por el océano pacífico, surcando por el occidente, descubrió América. Sin embargo, esta travesía no habría sido posible de no ser por la inversión de la Reina Isabel en su embarcación, lo que podemos inferir, fue un crédito a expensas de encontrar una ruta mercante más exitosa que la conocida por surcar hacia el oriente. Una promesa de un enorme retorno futuro.