Loading Theme Customizer. Please wait...

¿Qué es la economía solidaria? ¿Cómo funciona en Colombia?

Cuando pensamos en economía se nos viene a la cabeza un concepto global, de gran escala, donde las naciones poderosas negocian y esto incide y regula la economía interna. Sin embargo, nos olvidamos que la economía también debe responder a las necesidades de los entornos locales en los que se desarrolla y a las personas a las que sirve.

Entonces, ¿está mal pensar en la economía en un contexto global? No, el problema está cuando el único objeto es el de llegar a otras naciones y continentes, abriendo las fronteras para recibir todo lo que venga de ellos, olvidando lo local, las pequeñas economías de ciudades, comunidades, y en bienestar del individuo. 

Pues bien, la economía solidaria tiene como fin priorizar la colaboración de los individuos de una comunidad en la producción, distribución, y consumo de bienes y servicios. De esta forma, cada actor involucrado participa, se desarrolla, y no se centra únicamente en competir.


Los 6 principios de la Carta de la Economía Solidaria son: La equidad, el trabajo, la sostenibilidad ambiental, la cooperación, “sin fines lucrativos” y el compromiso con el entorno. Y estos van de la mano con unos valores transversales que se estima, deben regir la sociedad y las relaciones entre la ciudadanía, que son: justicia, equidad, fraternidad económica, solidaridad social y democracia directa. Estos valores y principios fueron formulados por la REAS, la Red de redes de Economía Alternativa y Solidaria. 

En nuestro país existe la Superintendencia de Economía Solidaria, que es el organismo encargado de vigilar, desde entidades con una o dos personas, hasta conglomerados con muchos empleados. Lo esencial de este modelo de economía en el país es adaptar y/o acomodar los circuitos económicos y fortalecer las etapas involucradas como parte de la misión de la Supersolidaria. Entre ellas están:

  • Promoción, que busca incentivar la creación de nuevas empresas y entidades.
  • Sostenibilidad, relacionada con el crecimiento y creación de economías a escala local.
  • Supervisión, que contribuye a fortalecer cada sector como alternativa principal de desarrollo económico y social. 

A través de este modelo de economía, según cifras del informe Perspectivas para el Cooperativismo Colombiano de la Confederación de Cooperativas de Colombia (Confecoop), en el año 2018 se logró un crecimiento notable en el sector cooperativo, alcanzando aumentos en las cifras de: actividades agropecuarias y de producción (7,33%), financieras de ahorro y crédito (70,3%), lo cual representó 29,3 billones de pesos, y en aseguradoras un 4,16%, con activos de 1,7 billones de pesos. Estas cifras reflejan un repunte en la economía del país, tras dos años consecutivos de desaceleración económica, y refleja un crecimiento constante para el presente año 2019.

Carlos Acero, presidente de Confecoop, afirma que: “un pacto por la economía solidaria permitiría que muchas más personas puedan insertarse en la economía a través de formas empresariales cooperativas.” En sus cálculos, en Colombia hay más de 6.000 empresas de economía solidaria con más de 7,7 millones de asociados. Esto, con relación a la intención del llamado al gobierno porque se tengan en cuenta sus lineamientos en el Plan Nacional de Desarrollo, apuntados en el “Pacto por la Economía Solidaria Corporativa”.

Además, según cifras de Confecoop, la informalidad de empleo en ciudades como Cúcuta, Santa Marta y Sincelejo alcanza cifras del 70%, 66% y 65,6%, respectivamente. Lo cual presenta una enorme oportunidad para que se impulse el cooperativismo como una alternativa empresarial, que además se centra en valores colaborativos y solidarios, tan necesarios para garantizar el crecimiento justo y sostenible con los recursos naturales.